Casa y Templo parroquial

domingo, 6 de marzo de 2011

EL GUION PARA LA MISA

Misa del Dgo. 9° Durante el Año– Ciclo A


1- Entrada: Queridos amigos: Quizá muchas veces ponemos nuestras seguridades y entregamos nuestra total confianza en situaciones, personas, realidades que después nos defraudan, dejándonos tristeza y decepción. Hoy Jesús, que vuelve a convocarnos, nos enseñará claramente cuál debe ser nuestro cimiento.

Comencemos la celebración eucarística con toda alegría, cantando.

2- Liturgia de la Palabra: El ser amigo del Señor no es sólo proclamar que lo somos, sino llevar grabadas en nosotros sus enseñanzas y su Ley, haciéndolas vida y reflejándolas en nuestra vida de todos los días. Escuchemos la liturgia de la palabra de este 9no. Domingo.

3- Oración de los fieles: Respondemos: “Ayúdanos a cimentar nuestra vida en Vos”.

Por la Iglesia, a quien confiaste la custodia y la enseñanza de tu Ley y tu Palabra. Oremos

Por todos los cristianos, para que la proximidad de la Cuaresma renueve nuestra fe y reavive nuestra caridad. Oremos

Por los hermanos de aquellos países que necesitan con urgencia el don de la paz basado en la justicia. Oremos

Por nuestra Argentina, para que en este Año de la Vida, proclamado por nuestros Obispos, sepamos valorar y cuidar ese inmenso regalo. Oremos

Por quienes no encuentran el sentido de su vida y viven tristes, para que no se apoyen en arenas inseguras. Oremos

Por nosotros y todos los jóvenes que poco a poco van reiniciando sus estudios. Oremos

4- Ofrendas: Acompañemos la presentación del pan y el vino con nuestros esfuerzos por ser verdaderos cristianos, no sólo de nombre sino de corazón.

5- Comunión: Para que nuestro seguimiento de Jesús sea auténtico y no se quede en algo superficial, ocasional o débil, necesitamos que Él mismo nos de fortaleza. Vayamos a su mesa, porque al recibir su Cuerpo encontraremos esa ayuda que no falla.

6- Salida: Hermanos: nuestra esperanza es segura, porque sabemos que si ponemos nuestra confianza en Jesús no estamos construyendo sobre arena, sino en roca firme. Al retirarnos pidamos a nuestra Madre, María, nos ayude toda la vida a no equivocar el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada